Inicio  >  Decisiones sin miedo al error

Decisiones sin miedo al error

 

La recreación de situaciones del mundo real en escenarios virtuales resulta especialmente efectiva en los procesos de formación profesional. El feedback que ofrece la simulación se convierte en un factor que posibilita internalizar conceptos, causas y consecuencias, de determinadas acciones y decisiones sin que ello implique riesgos o costos para las empresas, sobre todo cuando se abordan recursos costosos o peligrosos.

Por Redacción Énfasis Logística

 

Numerosos especialistas indican que en 2017 se profundizará la tendencia hacia la virtualización de la realidad en todos los ámbitos de la vida y particularmente en el laboral. El crecimiento que están experimentando las tecnologías de Realidad Aumentada y Realidad Virtual, que impulsan el incremento actual en el uso de las simulaciones (en especial para procesos de capacitación, que de esta manera adquieren el carácter de vivenciales), no hacen más que reafirmar esta tendencia.
Desde hace algunos años a esta parte, las simulaciones son muy utilizadas, principalmente en la aviación, una actividad particularmente proclive al uso de estas herramientas como forma de capacitación y evaluación de sus pilotos.

Lo interesante es que en muchas industrias, como la automotriz y la manufacturera, entre otras, como así también en diferentes disciplinas y profesiones, como la medicina; las simulaciones se integran a la realidad, principalmente a través de las aplicaciones de realidad aumentada. En este sentido, un reciente informe del think tank The Company of Thought (TCoT) señaló que la realidad aumentada implica una interacción y una generación de datos en tiempo real, y presenta diversas aplicaciones que incluyen juegos de vídeo (interacción física con los modelos 3D) y simulaciones (como la conducción y el vuelo, por ejemplo). Mientras que un informe de Grand View Research Inc, anticipó que el mercado de la Realidad Aumentada podría alcanzar los 100.24bn de dólares para el 2024.

Simulaciones en las empresas

“En el entorno laboral, las simulaciones vienen representando una forma eficaz de generar instancias similares a las que uno debe resolver en su labor cotidiana, en ese marco se representan problemáticas auténticas, a partir de las cuales se deben tomar decisiones. Si bien las simulaciones nos permiten experimentar las consecuencias de esas decisiones y ver el impacto que producen, lo interesante es que plantean un ‘juego’ sin implicancias reales, que favorece la posibilidad de cometer errores, para luego aprender de las equivocaciones”, explicó Pablo Raganato, director Comercial de e-ABC Learning. “En términos de evaluación de competencias, las simulaciones resultan un elemento central en los procesos de desarrollo del talento dentro de las empresas, ya que nos permiten entender cómo se forma el proceso de toma de decisión de cada trabajador, cómo resuelven un problema, y que impacto tienen sus determinaciones en su propio desempeño personal y en los resultados de la compañía”, subrayó el ejecutivo.

“La recomendación es que los proyectos de capacitación que involucran instancias de simulación se desarrollen en el marco de estrategias y enfoques de Educación Basada en Competencias, con el objetivo de lograr que se dominen todos los conceptos que forman parte del proceso de formación, al ritmo ideal para cada persona”, sugirió Raganato. “En las empresas vinculadas al sector logístico, con altos niveles de competitividad a nivel global y elevadas exigencias vinculadas a parámetros de servicio y calidad, este tipo de proyectos son centrales, ya que son aplicables a diferentes áreas y pueden ser utilizados en forma transversal, para apoyar diversos procesos, en procura de lograr una mejora en el desempeño individual y grupal, y potenciar los resultados de negocio”, explicó el ejecutivo de e-ABC Learning.

Bajo las reglas del mundo real

Por su parte, Christian Diani, CEO de Webdoor, consideró que las simulaciones tienen como objetivo recrear en forma creíble situaciones reales, aplicables a cualquier área de conocimiento (empresas, industrias, medicina, etc.), brindando a los participantes de un proceso de formación, la posibilidad de emplear e integrar conocimientos previos, a partir de la creación de un marco para la exploración y la práctica. “Trabajar con simulaciones virtuales dentro de una capacitación online (elearning) o blended permite que los integrantes de la formación sean partícipes de una experiencia inmersiva donde resuelven situaciones reales en un ambiente controlado”, destacó Diani. “La inclusión de estas simulaciones en la acción de formación proporciona a los participantes escenarios en los cuales toman decisiones, actúan, observan las consecuencias y cambian el curso de la actividad para tener éxito en un entorno que obedece las mismas reglas que el mundo real. Es en las simulaciones donde el feedback se convierte en un ingrediente que permite internalizar conceptos, causas y consecuencias de determinadas acciones/decisiones sin que ello implique riesgos o costos para la empresa”, expresó, enfatizando que la simulación nos da la oportunidad de experimentar, formar y enfrentarnos a diversas situaciones, emulando escenarios reales y proponiendo las diferentes situaciones posibles.

En relación a los beneficios que aportan las simulaciones a los procesos de formación corporativos, el CEO de Webdoor destacó que las primeras ventajas se deducen del hecho de que este recurso es utilizado cuando es difícil, costoso o peligroso, permitir a los participantes de un entrenamiento la posibilidad de interactuar con el sistema real. “Entendemos, además, que el uso de simulaciones en las acciones de formación corporativa, permiten a los participantes la implementación inmediata de los nuevos conocimientos desarrollados en ellos, junto con sus habilidades, aplicándolos sin necesidad de correr los riesgos que se dan en el mundo real”, advirtió. En este sentido, comentó que las simulaciones permiten movernos entre el ‘aprender haciendo’ y el ‘saber hacer’, disminuyendo los tiempos necesarios para la implementación de nuevos conocimientos en la práctica. “Lo aprendido será más fácil de recordar y durante mucho más tiempo, debido a la interacción que vinculó al participante con los conocimientos a adquirir, a través de la acción, aplicación y toma de decisión consciente sobre los mismos”, aseguró el especialista.

“A través de las simulaciones logramos que los participantes de una capacitación puedan: aprender y jugar (learning by doing), aprender sin riesgo y generar experiencias que capitalicen para futuras tomas de decisiones. Como sostenía Shank, el uso de este tipo de herramientas educativas alienta al estudiante para que manipule un modelo de la realidad y logre la comprensión de los efectos de su manipulación mediante un proceso de ensayo-error”, manifestó Christian Diani.

DESCARGUE EL CERTIFICADO 2017

RSS es un formato para la sindicación de contenidos de páginas web. Sus siglas responden a Really Simple Syndication

Noticias

RSS