Inicio  >  Adelanto SIML 2017 – Preparémonos, estamos en tiempo de cambios

Adelanto SIML 2017 – Preparémonos, estamos en tiempo de cambios

 

La coyuntura que atraviesa nuestro país y algunos otros de la región, presenta elementos que invitan a una reflexión sobre nuestras prácticas directivas. Es una oportunidad para corregir algunos malos hábitos y perfeccionar la calidad de nuestro planeamiento, tanto en la macro como en la microeconomía. Este será uno de los temas que formará parte del Ciclo de Conferencias Gratuitas de la edición 2017 del Seminario Internacional de Management Logístico.

Por Ing. Roberto Pablo Castillo, Especialista en Diseño y Planeamiento de Operaciones y Negocios, presidente de Geogestión SA. Disertante del Ciclo de Conferencias Gratuitas del SIML 2017.

Convengamos que no es tan fácil conducir bien el tránsito de una actualidad difícil o con serios problemas, a una situación futura, aunque ésta augure ser mejor. No lo es en el rol del Gobierno de una Nación, ni en el de Dirección de una Empresa, como tampoco lo es en el rol de los adultos a cargo de una Familia.

Cómo un ejercicio intuitivo, y a pesar de las diferencias obvias entre una Nación, una Empresa y una Familia, convengamos algunos conceptos elementales, imprescindibles para la conducción exitosa del proceso en cualquiera de ellas:

  • No es sólo cuestión de estar atento, también hay que saber cómo detectar oportunamente los indicios que presagian modificaciones en las tendencias.
  • No es sólo cuestión de estar actualizado e informado en tiempo real, también hay que saber cuáles son las variables relevantes y procesarlas bien para interpretar adecuadamente los hechos.
  • No es sólo cuestión de mostrar una actitud proactiva, negociadora y motivadora con las personas; también hay que saber identificar los verdaderos problemas, tener pericia para descubrir cursos de acción adecuados, resiliencia y humanidad para manejar los temores al cambio (que todos tenemos) y trabajo metódico para mantener el rumbo.
  • No es sólo cuestión de ejercer un liderazgo carismático, abrir canales de diálogo y negociación, y comunicar bien; también es necesario tener un Plan concreto, suficientemente robusto, debidamente consensuado y con los compromisos suficientes para poder ejecutarlo.
  • No es sólo cuestión de mostrar y expresar confianza, también hay que tener honestidad y trayectoria para contagiarla e infundirla a través del ejemplo.

El “timing” es también importante. Anticipar acciones para ganar posiciones en esa nueva situación anhelada descuidando la coyuntura, tal vez no nos permita llegar a disfrutarla. Pero atender el día a día sin adecuarnos al nuevo contexto, nos puede llevar a un lugar equivocado, o hacernos perder una excelente oportunidad.

Insisto: no es fácil. Pero vayamos en concreto al caso de la Dirección de Empresas, y a la gestión Logística en particular.

Decisiones gerenciales 

En la labor gerencial podemos distinguir dos grandes categorías de decisiones: las de “Administración y Control” y las de “Diseño y Planeamiento”. Aunque un mismo ejecutivo divide su tiempo entre ambas (además del tiempo dedicado a cuestiones operativas), cada una requiere conocimientos, habilidades y actitudes diferentes.

Para las primeras, las Ciencias de la Administración brindan un amplio conjunto de procedimientos para controlar el cumplimiento operativo de las acciones previstas, y medir el desvío entre los resultados obtenidos y los esperados. Este análisis, de naturaleza ex-post, en muy importante, pero no siempre es suficiente. Las decisiones de “Diseño y Planeamiento”, son de naturaleza ex-ante, y son las denominadas Ciencias de la Dirección las que proveen métodos y modelos cuali y cuantitativos para descubrir alternativas interesantes. Por lo general estás decisiones son las que ofrecen las mayores oportunidades para mejorar los resultados, también son las que implican mayores riesgos de equivocarse. Obviamente los resultados no serán los mismos si se opta por el mejor Diseño/Plan, que si se sigue una de las tantas alternativas posibles.

A medida que los ejecutivos crecen en experiencia y responsabilidad en las Organizaciones, por lo general dedican más tiempo a la reflexión y a la construcción de consensos para adoptar decisiones de Diseño y Planeamiento.

Procesos Gerenciales de Diseño y Planeamiento.

Las decisiones de Diseño y Planeamiento en las empresas no las toma una sola persona, en un único momento. Intervienen varios ejecutivos, con responsabilidad en diferentes áreas y en distintas posiciones jerárquicas. Las empresas establecen mecanismos rutinarios gerenciales para revisar los Planes con cierta frecuencia para adaptarlos a cambios en el contexto y, a medida que transcurre el tiempo y se acorta el horizonte, convertirlos en instrucciones concretas para ejecutar las tareas, llegado el momento de la acción.

Con mercados cada vez más complejos, volátiles y competidos, se torna cada vez más imperioso que los ejecutivos sepan cómo asignar acertadamente los recursos disponibles (generalmente escasos) a las opciones de Negocios más convenientes, evitando correr riesgos innecesarios. Asimismo, estos procesos gerenciales de toma de decisión permiten alcanzar los consensos y los compromisos necesarios para poder luego coordinar efectivamente las acciones.

Cada vez más, la competitividad de las empresas a mediano-largo plazo depende de la eficacia de estos procesos gerenciales de toma de decisión.

Pero para que estos procesos sean eficaces, es condición necesaria que los gerentes coincidan en la interpretación sobre el funcionamiento de la empresa, sus interacciones con el medio en el que está inmersa y los objetivos que se pretenden alcanzar. Esta visión sistémica, integral y compartida no aparece de manera espontánea, hay que desarrollarla, construirla.

¿Para qué planear?, si hay demasiada incertidumbre 

La idea generalizada de que no vale la pena hacer Planes en un contexto incierto no es recomendable como buena práctica en la Dirección de Empresas. Por el contrario, cuánto más volátil se perciba el panorama, más necesario se hace saber adecuar los planes y tomar los debidos recaudos. La diferencia es amplia: en un extremo permite capitalizar las oportunidades que todo cambio genera, y en el otro, puede provocar errores estratégicos, difíciles de corregir.

Cuando el panorama se presenta extremadamente confuso, hay un cambio cualitativo en los riesgos. La cuestión deja ya de ser sólo una cuestión meramente económica o comercial sobre ganar más o menos dinero, sino que puede afectar abruptamente la posición competitiva cuando se recupere el mercado (ganar posiciones o no sobrevivir a la crisis).

Para superar y salir airosos en tiempo de crisis, mejor estar preparados. A nivel macro, el ejercicio de un buen Planeamiento hace disminuir la volatilidad de las variables a mediano plazo. Contrariamente a lo que se pueda suponer, es más necesario saber planear en un contexto incierto que cuando las variables son estables y fácilmente predecibles.

A nivel micro, la habilidad de saber Planear con calidad en un esfuerzo de reflexión y entrenamiento profesional y grupal, que lleva tiempo. Pero vale la pena hacerlo, porque contribuye a obtener mejores resultados en las Organizaciones, y a disfrutar de una vida ejecutiva más sana…

DESCARGUE EL CERTIFICADO 2017

RSS es un formato para la sindicación de contenidos de páginas web. Sus siglas responden a Really Simple Syndication

Noticias

RSS